Buscar en
AireLibre
Cuéntanos tu viaje
José Antonio Roldán Caro
Pueblos blancos
Colgado del barranco/ duerme mi pueblo blanco/ que a fuerza de no ver nunca el mar/ se olvidó de soñar.  La canción de Serrat sirve, aunque no encaja exactamente con la descripción de los Pueblos Blancos de la serranía gaditana. Y es que la etiqueta auténtica y sin aditivos, la denominación de origen "Ruta de los Pueblos Blancos" incluye una serie de topónimos a dos pasos de las playas más luminosas de toda Andalucía. Son pueblos de azahar y geranio, de sol navajero y luna mora, de gazpacho y migas, de campana y almirez, de señoras de negro y aceituneros algo cabizbajos. Esta ruta discurre por los recovecos de la sierra de Grazalema [...].
Por la calle arriba, hacia la plaza del Cabildo, van dos monjas camino de la iglesia de Santa María. No es un chiste irreverente. Es el casco antiguo de Arcos de la Frontera una mañana de agosto a primera hora, cuando el sol aún tiene legañas. "¡Ay, joven! -suspira una de ellas, si usted no conoce la Semana Santa de Arcos no sabe lo que se ha perdido. Mucho mejor que la de Sevilla, ¡dónde irá a parar!". Las hermanas resultan unas guías impagables. "Sí, desde la plaza se ve la vega. La vista es bonita pero fíjese cómo era la gente: tiraban las basuras mirador abajo. No, al Castillo no se puede entrar. Es privado ¿saben? Pero pueden ir al parador, al otro lado de la plaza y es un edificio histórico. O también pueden ustedes acompañarnos a misa de ocho" [...].
Conviene aclarar que si bien muchas de las fachadas de los pueblos blancos están pintadas con cal y quedan muy limpitas ciertamente, son los de esta sierra de Cádiz y algunas zonas colindantes los que ostentan este título. Y con buena nota. Los hay instalados tan ricamente sobre rocas, como Arcos o Vejer de la Frontera; pegados a la ladera y coronados por un castillo, como Zahara de la Sierra; escalonados entre el campo y el mar, como Conil, con la piel curtida, como Ubrique, el de Jesulín; casi agazapados entre montañas, como Grazalema, o chiquitines y casi difuminados, como Igualeja. Salvo algún grave despiste de construcción, el perfil que presentan estos pueblos está espolvoreado por un manto de cal, tipo rosco de vino. El laberinto de calles semeja desde lejos terrones de azúcar con tejas. Las casas, con sus patios interiores cargaditos de macetas, son un primor, bellas e inmaculadas como manto de novia el día de la boda. Cuando el sol remite, a esa hora en que la tarde huele a hierbabuena y romero y corre algo de fresco, el vecindario sale a la puerta con la silla de enea, a hablar de fulanito y menganito como se ha hecho siempre.
Aunque estamos en tierra de secano, de cereales varios y de olivos que están de más, si traducimos directamente de Bruselas, a una hora de coche están las playas que machacan los vientos del sur: Zahara de los Atunes, Barbate, Bolonia con sus ruinas y sus dunas, o Caños de Meca, pescaíto frito y vino blanco fresco, Barbadillo a poder ser. Casi ná [...]. Y haciendo largo el camino, al otro lado de la ruta, ya en la serranía de Málaga, está Ronda, con su tierra de albero, plaza de toros tan auténtica, tan lozana y tan andaluza. Fue el primer coso, junto con Santa Cruz de Mudela, en la Mancha, que se destinó en España el arte de la lidia. Y como un anacronismo exquisito, como un apunte histórico, se celebra allí cada septiembre la corrida goyesca, con las mozas y los mozos vestidos como en tiempos de Pepe Botella, de mantilla y peineta. Todo un acontecimiento social que, combinado con una estancia en el parador de turismo, sale por una pasta, pero tiene su enjundia. Si alguna vez, cuando sea, se van de ronda por Ronda, entren en el Parador a matar y pidan de la carta del chef José Gómez Moreno una porra antequerana, una cazuela de espinacas a la rondeña, chuletillas de cabrito con migas o la espalda de conejo rellena. Para rematar la faena, tarta de bienmesabe o unas empanadillas de batata. ¡Y que salga el sol por Antequera!                              
Excursiones
Nuestra ruta Cidiana
Mi hijo y yo decidimos, durante las vacaciones de estío, seguir en bicicleta la ruta del dest
Hoteles
Viajes
Mongolrally 2009
Vamos a ir a Mongolia en un coche de menos de 1200 cc. y estamos buscando patrocinadores que quieran
Pueblos blancos
Colgado del barranco/ duerme mi pueblo blanco/ que a fuerza de no ver nunca el mar/ se olvidó




Acceso a la Revista Digital
Usuario:
Password:

Turismo Galicia


Formulario de envío
* Nombre
* Titulo
* Categoría
* Comentarios
* Código de confirmación:
Ingrese el código exactamente como lo ve. El código es sensible a mayúsculas y minúsculas; los ceros tienen una línea diagonal que los cruza.

 

Mapa Web     -     Quiénes Somos      -     Publicidad con Nosotros
© 2007 OUTSIDE COMUNICACIÓN - Saavedra Fajardo, 5 y 7 - planta calle. 28011 Madrid. Telf.: 915 26 80 80. outside@airelibre.com