Rss (Fitness)

Cómo elaborar quesos veganos en casa: queso de almendras, queso de garbanzos y queso de nueces

Cómo elaborar quesos veganos en casa: queso de almendras, queso de garbanzos y queso de nueces

Los lácteos suelen ser alimentos muy apreciados, pero que no todos nosotros podemos consumir. Tanto las personas que tienen intolerancia a la lactosa, como aquellas que tienen alergia a la proteína de la leche, ven cómo el consumo que pueden hacer de este tipo de productos se ve muy limitado o, en ocasiones, totalmente eliminado.

En algunos casos, especialmente en aquellas personas que han ido desarrollando la intolerancia con el tiempo, no es de extrañar que se eche de menos el consumo de alimentos lácteos como el queso. Por suerte, cada vez existen más opciones en el mercado e, incluso, tenemos la posibilidad de preparar nuestro propio queso vegano y sin lactosa en casa.

Con qué podemos elaborar el queso vegano

The Hk Photo Company Rnnfhyzz0ww Unsplash

Una de las ventajas de elaborar nuestros propios quesos es que podemos hacerlo con diferentes ingredientes principales, dependiendo de nuestros gustos o de la temporada del año en el que nos encontremos, de manera que no nos limitamos al mismo sabor de siempre.

Lo más habitual a la hora de elaborar quesos veganos es hacerlo de manera que las legumbres, los frutos secos o las semillas sean el ingrediente principal. Estos ingredientes no solo ayudarán a aportar el sabor base de nuestro queso, sino que serán parte de la masa que aportará consistencia al mismo.

Algunos de los sabores más habituales son el queso de garbanzos, el queso de almendras, el queso de nueces o, incluso, ahora que estamos en temporada, el queso elaborado con castañas. También podemos elaborarlo con tofu o, incluso, combinando varios ingredientes principales al mismo tiempo.

Además, las recetas de queso vegano suelen incluir las especias, para aportar sabor. Aquí también tenemos mucha libertad, ya que podemos utilizar las que a nosotros más nos agraden y hacer todo tipo de combinaciones. Algunas personas también añaden limón o utilizan aceites aromáticos. 

Es por ello que no tenemos por qué limitarnos y podemos lanzarnos a probar a elaborar la receta con diferentes legumbres o frutos secos, especias y aceites, de manera que consigamos la combinación que más nos guste.

Receta para elaborar queso de garbanzos

Cracker 984308 1920

Elijamos la combinación que elijamos, los pasos serán los mismos y únicamente tendremos que cambiar los ingredientes que añadimos a la mezcla. Es por ello que nosotros vamos a poner de ejemplo para la receta el queso de garbanzos, pero después podemos repetir el proceso con los ingredientes que nosotros hayamos elegido.

Ingredientes que necesitaremos

  • 250 gramos de garbanzos (este ingrediente podemos cambiarlo por diferentes legumbres, frutos secos, harinas como la de almendras, tofu, etc.)
  • 300 ml de agua
  • Levadura nutricional
  • Un par de dientes de ajo (también podemos usar ajo en polvo y jugar con las cantidades que utilizamos)
  • Una cebolla
  • Especias al gusto (podemos utilizar aceites aromáticos)
  • Un chorrito de limón si lo deseamos

Elaboración del queso vegano

Paul Gaudriault Tvxi Vkmtli Unsplash

Ponemos los garbanzos a remojo unas 12 horas antes, aunque también podemos utilizar garbanzos de bote si lo preferimos. Siempre que utilicemos legumbres tenemos que remojarlas primero.

Posteriormente, trituramos todos los ingredientes juntos y los ponemos a cocer. Tendremos que ir removiendo y veremos como se va haciendo una especie de masa que va espesando poco a poco.

Una vez que tengamos una masa espesa, retiramos y vertemos en un molde untado con aceite. Después tan solo queda dejarlo enfriar y acabar introduciéndolo en la nevera. En unas horas tendremos un queso vegano delicioso que podremos utilizar para añadir a otros platos, tomar como picoteo, desayunar o merendar en tostadas o rallar sobre otras recetas.

En Vitónica | Tu dieta semanal con Vitónica: menú vegano saludable para prevenir carencias nutricionales

En Vitónica |Cinco alergias e intolerancias nutricionales: qué son y cómo se tratan 

Imágenes | Unsplash, Pixabay

También te recomendamos

#RetoVitónica: una receta vegana para cada día de la semana

Navidad vegana: 35 recetas festivas para sorprender a tus invitados

Cómo hacer bechamel vegana: receta saludable sin lácteos

-
La noticia Cómo elaborar quesos veganos en casa: queso de almendras, queso de garbanzos y queso de nueces fue publicada originalmente en Vitónica por Iria Reguera .

leer mas...
Cómo hacer los saltos al cajón de CrossFit de forma correcta: conoce su técnica y los músculos implicados

Cómo hacer los saltos al cajón de CrossFit de forma correcta: conoce su técnica y los músculos implicados

Uno de los ejercicios más característicos de CrossFit aparte de los burpees, muscle ups o pull-ups, son los saltos al cajón o box jumps, muy presentes tanto en los boxes de CrossFit como en las competiciones. 

En este artículo te explicamos cómo hacerlos correctamente así como los músculos implicados en el movimiento. 

Cómo realizar un salto al cajón paso a paso

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de realizar un salto al cajón es la posición y las distancia que debemos tomar frente al mismo.

La anchura de nuestros pies debe ser similar a la de nuestras caderas o al menos muy parecida a nuestra posición habitual para hacer sentadillas, aunque esto puede variar entre personas. Una vez colocados nuestros pies a la anchura ideal, debemos mantener alineadas nuestras rodillas y caderas con los mismos.

Nos separamos del cajón a una distancia prudencial que nos permita saltar con seguridad hacia el mismo. Estaríamos hablando de unos 20 centímetros.

Una vez colocados correctamente frente al cajón, extendemos nuestros brazos y hombros hacia atrás en dirección a nuestros talones. A la vez que realizamos este gesto flexionamos nuestras caderas para estirar nuestros glúteos e isquiosurales que liberarán toda esta tensión en el momento del salto. No debemos dejar que nuestro tronco se incline demasiado hacia adelante puesto que de esta forma no conseguiríamos un salto lo suficientemente vertical para salvar la altura del cajón.

Tras el último paso, debemos extender potentemente nuestros tobillos, rodillas y caderas liberando la tensión acumulada en ellos a la vez que lanzamos los brazos hacia adelante hasta la altura del pecho aproximadamente. El gesto de catapultar los brazos al frente nos dará inercia para conseguir un salto más eficiente

Finalmente, tras el despegue el atleta deberá aterrizar sobre el cajón, procurando que sus caderas y rodillas se flexionen en la medida que le permitan absorber con eficiencia el impacto.

Es importante en este paso no perder la verticalidad excesivamente y regular la altura a la que saltamos intentando que sea la suficiente para salvar el desnivel pero sin excedernos para no perder tiempo ni energía.

¿Qué músculos participan en un salto al cajón?

En movimientos complejos como son los saltos al cajón, los grupos musculares que participan son muchos, no obstante, nosotros nos centraremos en los tres principales grupos musculares que participan en el movimiento.

Cúadriceps

Los cuádriceps se encargan de extender las rodillas en el momento del despegue. Son los principales promotores del salto junto con los extensores de la cadera que veremos a continuación. Nuestro objetivo no debe ser saltar lo más alto posible sino alejarnos del suelo empujándolo firmemente con nuestros pies

Isquiosurales

Los isquiosurales junto con los glúteos son los dos músculos más potentes de nuestra cadena posterior que se encargan de extender la cadera y en el caso de los isquiosurales, además, de flexionar la rodilla.

En los momentos previos al despegue, los isquiosurales se tensan como la cuerda de un arco permitiendo que la cadera se flexione, acumulándose de esta forma tensión elástica que será liberada en el momento que nos dispongamos a saltar.

Glúteos

Los glúteos se encargan junto con los isquiosurales de extender la cadera en el momento del salto. Son uno de los músculos más potentes del cuerpo y dotan de estabilidad a toda la columna vertebral.

En Vitónica | Si se te resisten los thrusters de CrossFit, estos tres ejercicios te preparan para ellos

Imágenes | iStock 

Vídeos | CrossFit

También te recomendamos

Las siete cosas que tienes que saber sobre CrossFit si vas a empezar a practicarlo este curso

Cinco consejos a tener en cuenta si quieres comenzar a practicar CrossFit este curso

Cómo elegir un buen box si vas a empezar a practicar CrossFit este curso

-
La noticia Cómo hacer los saltos al cajón de CrossFit de forma correcta: conoce su técnica y los músculos implicados fue publicada originalmente en Vitónica por Ángel Gardachal .

leer mas...
Anemia hemolítica y anemia ferropénica: causas, síntomas, tratamiento y diferencias entre ellas

Anemia hemolítica y anemia ferropénica: causas, síntomas, tratamiento y diferencias entre ellas

Como su nombre indica, la anemia indica una "falta de sangre". Esto, sin embargo, puede ocurrir por varias razones. Dos de las más conocidas son la anemia ferropénica y la anemia hemolítica.

Aunque ambas se diferencian mucho en causas, síntomas y tratamientos, ambas tienen como punto en común este problema con la falta de glóbulos rojos. ¿Por qué se producen y de qué manera? Hoy las vemos.

Dos tipos de anemia, entre otras

Los dos tipos más conocidos, y precisamente por sus diferencias, son la anemia ferropénica y la hemolítica. Mientras que la primera es una anemia debida a cuestiones relacionadas con la falta de hierro, la segunda es una enfermedad que puede resultar muy grave y su origen es variado. Por ello, vamos a comenzar hablando de sus puntos comunes, pero las separaremos un poco más adelante.

En primer lugar, ambas anemias, fieles a su nombre, se caracterizan por mostrar una falta de glóbulos rojos en sangre. Esto implica un transporte deficiente de oxígeno y puede llevar como consecuencia la debilidad, el mal funcionamiento orgánico, cambios de humor, desnutrición... En los casos más graves puede suponer un debilitamiento incapacitante y hasta la muerte.

Aunque separamos la anemia en dos, en realidad pueden existir más causas de esta enfermedad. Finalmente, las manifestaciones son parecidas debido a la falta de eritrocitos, aunque su intensidad y efectos difieren según el tipo.

Anemia ferropénica, todo lo que necesitas saber

Este tipo de anemia, como decíamos, ocurre normalmente por la falta de hierro, pero también puede suceder por la falta de otro nutriente. Esto impediría una correcta absorción u otros problemas, como las microhemorragias, que terminarían por hacer disminuir el número de glóbulos rojos disponibles en la sangre.

Enfermedades como la celiaquía, el síndrome del colon irritable u otras similares pueden provocar la aparición de la anemia ferropénica por culpa de una malabsorción. Por otro lado, las microhemorragias en la parte final del tracto digestivo también son causa frecuente de una pérdida de sangre inadvertida que puede derivar en una anemia seria.

Photo 1542884841 9f546e727bca 1

En la gran mayoría de los casos, este tipo de anemia se debe a un problema nutricional o a los hábitos de vida, además de alguna posible patología asociada como las que comentábamos. Normalmente, es una anemia ligera, que empieza a dar la cara en manifestaciones cotidianas como el cansancio o el mal humor. Solo en casos específicos, al padecer otra enfermedad o en edades avanzadas, suele suponer un peligro serio para la salud.

La anemia ferropénica aparece en diversos estadios dependientes de la "reserva" de hierro que tengamos disponibles. La solución suele ir de la mano de un control nutricional más o menos estricto, la suplementación de hierro o el tratamiento de la enfermedad o lesión que está provocando la anemia ferropénica. Otro apartado importante es la prevención, que podemos obtener con una alimentación adecuada y unos buenos hábitos de vida.

Anemia hemolítica, todo lo que necesitas saber

En este caso, nos encontramos ante un problema bastante más grave. A diferencia de la anterior, la falta de glóbulos rojos no se debe a la pérdida por sangre o falta de nutrientes sino a su ruptura. Estas células mueren rápidamente en comparación con otras sanas. La razón de ello es variada: puede ser un componente genético, una infección o una enfermedad autoinmune.

Se pueden encontrar restos hemolíticos en diversas partes del cuerpo: desde el torrente sanguíneo a la orina, en algunos casos, dependiendo de cómo se produce la ruptura de los eritrocitos. También puede existir un defecto en los glóbulos rojos, que se diferencian claramente en tres tipos: el tipo A, debido a una deformación molecular en el interior de la célula; el tipo B, que ocurre a nivel de la estructura de la membrana celular; o el tipo C, propio del medioambiente celular, que es donde se incluiría una enfermedad autoinmune o un ataque químico por parte de un fármaco, por ejemplo.

Descarga 1

Las consecuencias de una anemia hemolítica suelen ser mucho más severas y rápidas que las de una ferropénica, aunque depende de la evolución de la enfermedad. La debilidad, el malestar, el fallo orgánico, el dolor y mareos, la arritmia y otras manifestaciones pueden darse de forma bastante intensa. Para la anemia debida a la deformación tipo A y B, la transfusión de glóbulos rojos normales y la esplenectomía, la extirpación del bazo, suelen ser los tratamientos más comunes, y efectivos. La idea es surtir al cuerpo con glóbulos rojos "sin defectos".

Para deformación de tipo C, la transfusión de glóbulos rojos no tiene sentido ya que el problema viene, precisamente, de un ataque externo, por lo que el problema seguirá persistiendo. En cambio, se recomienda el tratamiento con Corticoides, el cual mejora la vida de los eritrocitos. En ambos casos, tanto para la anemia ferropénica como para la hemolítica, es vital consultar con un médico que nos oriente y nos ayude a atajar el problema.

En Vitónica | El hierro, un mineral indispensable: cuál es su función y en qué alimentos encontrarlo

Imágenes  | Unsplash

También te recomendamos

Anemia: qué es, por qué se produce y cuál es su tratamiento

La importancia del hierro en la dieta deportiva

Suplementos de hierro en deportistas, ¿realmente necesarios?

-
La noticia Anemia hemolítica y anemia ferropénica: causas, síntomas, tratamiento y diferencias entre ellas fue publicada originalmente en Vitónica por Santiago Campillo .

leer mas...
Qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento

Qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento

Si eres asiduo a la práctica de yoga, debes saber que las posturas que se suelen realizar pueden ocasionar diferentes molestias digestivos si hemos comido mucho o mal previo a la clase. Por eso, te contamos qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento.

No es recomendable comer justo antes de entrenar, ni en el caso de Yoga ni con otras disciplinas o actividades. Lo ideal sería comenzar a entrenar con una digestión avanzada, pues las torsiones y posiciones invertidas pueden ocasionar desde reflujo hasta ganas de vomitar y otras molestias digestivas.

Entonces, lo mejor será finalizar la ingesta al menos unas dos horas antes de entrenar, y si es posible antes, para así llegar a la clase de Yoga ligeros y sin molestia alguna.

Qué comer antes de una clase de Yoga

Previo al entrenamiento, lo recomendable es ingerir alimentos fuentes de hidratos de carbono de bajo índice glucémico que nos ofrezcan energía de calidad durante la clase de Yoga.

Asimismo, debemos evitar alimentos díficiles de digerir e irritables del aparato digestivo como pueden ser frituras, café, platos picantes o con alto contenido graso y de azúcares.

Evitaremos entonces la bollería industrial, pasteles, preparaciones de fast food, snacks fritos y ricos en sal o cualquier otro plato elaborado mediante fritura.

Istock 1130116370

Por el contrario, son recomendables platos a base de frutas y verduras, frutos secos y semillas, lácteos, cereales integrales y preparaciones que los contengan e incluso, frutas desecadas ricas en nutrientes de calidad y azúcares naturales.

Así,  podemos prepararnos un porridge de avena con plátano y nueces, unas tortitas de avena y calabaza, una ensalada de cuscús integral si es para la comida o bien, una tosta con aguacate, atún y mango.

Respecto a las bebidas, no es aconsejable ingerir una alta cantidad de líquidos, sobre todo se deben evitar justo antes de entrenar ya que en posiciones invertidas pueden regresar fácilmente del estómago a la boca.

Sin embargo, los batidos o smoothies que poseen un contenido acuoso adecuado y nos ayudan a hidratarnos también son aceptables antes de entrenar.

Qué comer después de una clase de Yoga

Después de una clase de Yoga debemos reponer energía, líquidos y electrolitos con alimentos de buena calidad nutricional y debemos prestar especial atención a los hidratos, sobre todo si ha sido una clase de Yoga intensa.

Así, ahora si debemos ingerir abundante cantidad de agua, tés o bien kombucha, y vuelven a ser importantes alimentos ricos en hidratos de carbono así como fuentes de proteínas y grasas de buena calidad que nuestro cuerpo agradecerá para reparar estructuras y promover la recuperación tras el esfuerzo físico.

Istock 861241674

Son buenas opciones platos con avena, arroz integral, pan integral, verduras y frutas, y también, huevos y carnes si llevamos una dieta omnívora.

Así, algunos platos aconsejables podrían ser una infusión con una barrita de avena y frutos secos o unas galletas sin azúcar añadido. También podemos cenar o comer después de entrenar preparaciones como una pasta integral con verduras, un salteado de arroz integral o de pollo con verduras.

Con una adecuada alimentación podemos sacar gran provecho a nuestras clases de Yoga, escogiendo siempre productos frescos y de calidad.

En Vitónica | Cinco rutinas de Yoga para hacer en 20 minutos

En Vitónica | Qué comer después de entrenar para recuperarnos lo antes posible

Imagen | iStock

También te recomendamos

Dieta cetogénica para deportistas, ¿para qué deportes es más adecuada?

Qué comer antes de entrenar para rendir al máximo en el gimnasio

Chicote analiza la nutrición en un centro deportivo de alto rendimiento: una nutricionista nos cuenta las necesidades nutricionales de este colectivo

-
La noticia Qué comer antes y después de una clase de Yoga para sacarle todo el partido a tu entrenamiento fue publicada originalmente en Vitónica por Gabriela Gottau .

leer mas...
Consejos para el entrenamiento de escaleras en el corredor

Consejos para el entrenamiento de escaleras en el corredor

Es una buena forma de ganar fuerza y potencia en el tren inferior. Además, se fortalece y refuerza la técnica de carrera. Entrenar en escaleras es un buen ejercicio para el corredor. Muchas veces hablamos de hacer series o cuestas, pero hacer ejercicios con escaleras es otro recurso que tiene el corredor para seguir mejorando.

El entrenamiento en escaleras es un entrenamiento intenso y carga mucho las piernas, por eso no está de más tener algunos puntos en cuenta, tanto para afrontar el entrenamiento de forma óptima como para prevenir lesiones, sobre todo por sobrecarga, ya que los apoyos van a ser intensos.

Consejos para los entrenamientos en escaleras

  • Debemos hacer un especial énfasis en el calentamiento. Haremos un calentamiento específico con ejercicios de movilidad del tobillo, rodilla y cadera. Al igual, estiraremos de forma dinámica músculos como gemelos, isquiosurales o cuádriceps. Haz también un par de subidas a las escaleras, primero andando, luego a ritmo de una a una y, por último, subiendo de dos en dos.

  • Hay que tener mucho cuidado con las bajadas de escaleras. En este tipo de gesto se trabaja en excéntrico el cuádriceps y corremos el riesgo de sobrecargarlo, al igual que la rodilla. Mi consejos es que bajéis andando y, sobre todo, que evitéis las bajadas de dos en dos o dando saltos. El entrenamiento con escaleras se hace por el estímulo en la subida, más que en la bajada.

  • Hay varias formas de regular la intensidad en el entrenamiento de escaleras. Una es con la longitud de la serie, algo que depende más de las escaleras que tengamos a mano. Otra, la que nos interesa, es cómo subir las escaleras: de una en una, de dos en dos o de tres en tres. También podemos jugar con el descanso entre series, a menor descanso, más intensidad.

  • Algo que a mí me gusta es alternar carrera con escaleras; es decir, que busco un circuito para correr en el que haya uno o dos tramos con escaleras. Esto es un tipo de fartlek, ya que la intensidad al introducir las escaleras, se nota.

Aunque hacer escaleras tiene muchos beneficios, yo no lo recomiendo en novatos o personas que acaban de empezar correr. Si ya estamos acostumbrados a entrenamientos intensos, complementamos con trabajo en el gimnasio y queremos mejorar marcas, entonces las escaleras sí me parecen un entrenamiento muy interesante.

Imagen | iStock

También te recomendamos

Los dolores más frecuentes en los runners novatos (y cómo hacerles frente)

Calentando motores para el reto de Kipchoge en Viena: ayúdale a bajar de dos horas en maratón con este videojuego retro

Si estás empezando a correr, evita el asfalto en la medida de lo posible

-
La noticia Consejos para el entrenamiento de escaleras en el corredor fue publicada originalmente en Vitónica por Juan Lara .

leer mas...

Acceso a la Revista Digital
Usuario:
Password:



Mapa Web     -     Quiénes Somos      -     Publicidad con Nosotros
© 2007 OUTSIDE COMUNICACIÓN - Saavedra Fajardo, 5 y 7 - planta calle. 28011 Madrid. Telf.: 915 26 80 80. outside@airelibre.com